Tailandia. Qué ver en Chiang Mai?

El siguiente destino después de Bangkok fue Chiang Mai, nada que ver con el caos de Bangkok. Lugar de relajación, de religión, de dejarse llevar por el día y por la noche. Está situada a unos 700 km de Bangkok y fuimos en avión en apenas una hora de trayecto.

La ciudad rebosa de templos budistas, 300 templos situados en el centro histórico, a las afueras del centro y por las montañas que rodean el centro. Y es que Chiang Mai está rodeada de naturaleza y en caso te interese es un buen lugar de trekking.

Alojamiento

Nos alojamos a 15′ andando del centro histórico, en este hotel que tenía un buffet de desayuno espectacular. Aconsejo estar dentro del centro histórico, que es un cuadrado perfecto de 2 x 2 km amurallado porque ese lugar para mí es de los más especiales en los que he estado en mi vida.

¿Qué ver en Chiang Mai?

Centro histórico: Aquí reside el encanto de Chiang Mai, en el centro histórico dentro de esta muralla de 2×2 km en un cuadrado perfecto. Mi mejor consejo de este lugar es camina y camina, por el día y por la noche. Entre callejuelas, puestos de comida, cafeterías, centros de masajes, templos, etc. Y déjate llevar por la tranquilidad.

Una calle cualquiera…
Policía local, ¿qué me decís de esa estatua?

What Phra Singh: Es uno de los templos imprescindibles que ver, de los más prestigiosos ya que dentro está el Phra Singh Buda y contempla un conjunto de edificios. En el edificio principal, varios santuarios y una estupa (arquitectura budista que contiene reliquias) dorada que protege restos antiguos del rey.

Estupa
Edificio principal
Estatua Buda Phra Singh
Budistas

Mercado nocturno: Estos mercados son perfectos que se hagan a la noche, este de 6 a 12 de la noche, ya que el calor del día te agota! Consta de cientos de puestos de souvenirs, ropa, artesanía local, joyas, y cómo no imitaciones también.

Además, consta de una zona inmensa de puestos de comida, food trucks y en la que además tendrás música en directo.

Puestos del mercado
Zona food trucks

Masajes: Tailandia es el lugar por excelencia de los masajes, pero masajes de verdad, descontracturantes, que no son caricias, que van al músculo tenso y montado jejeje. Precios de risa, unos 5-8€ por una hora de masaje! Después de los paseos qué mejor forma de recomponerte y relajarte con un masaje corporal o de pies como en mi caso para seguir on fire caminando.

Toni prefirió de cuerpo entero

Cafeterías: Algo que me impactó muchísimo fue la cantidad de cafeterías que habían allí, pero además cafeterías bonitas, más modernas, con toda variedad de cafés, zumos y pasteles. Con wifi, por supuesto! Y es que Chiang Mai es para estar relajado, pararte, sentarte en una cafetería, ponerte al día en las redes y no de cualquier manera.

Lugares de descanso al atardecer
Cafés de media tarde

Wat Pha Lat, templo re la roca inclinada: Una vez vimos Chiang Mai decidimos hacer alguna excursión. Previo madrugón para llegar temprano, eso siempre!

Es un templo escondido entre la densa vegetación de los alrededores, a unos 40′. Era un lugar de descanso para los monjes budistas que hacían camino de peregrinaje hacia el templo dorado. Ahora residen monjes budistas, note sorprendas de ver a monjes caminando descalzos por aquí, tampoco por la ciudad!

Templo Wat Pha Lat

Decirme desconfiada, pero la siguiente imagen es de un monje budista meditando, según nos contaron llevaba semanas meditando, no parpadeaba, tenía telarañas en la oreja del tiempo que llevaba ahí. Yo tengo dudas, no sé, quizás le entubaban por las noches con suero. Todos sabemos que el cuerpo humano necesita un mínimo de agua y nutrientes para seguir viviendo… Estoy abierta, de verdad, a explicaciones.

Monje meditando
Exteriores
Los budas felices
Exteriores

Tribu cuello-largo: Cerca del anterior templo, en Chiang Dao, reside esta tribu que crean artesanía y montan puestecitos, sí, para los turistas claro. Y allá que vamos. La peculiaridad es que de manera anual se añaden a sus cuellos las mujeres un collar. A la larga tienen tantos collares estirando sus cuellos que no se pueden quitar, pues el cuello ya no se sostendría!

Mujer Longneck
Este collar tiene que ser decorativo, no tiene tantos años!
Puestos artesanía

Aldeas de colina: Junto a la anterior aldea nos encontramos esta aldea escondida entre la naturaleza. Un lugar perfecto para relajarse y estar en pleno contacto.

Estancias aldea

Santuario elefantes: Otro día decidimos ir a un santuario de elefantes, en Chom Tong. Allí no los torturan, no los usan para montar a los turistas. Ojo que sí que les sacan provecho, que allí vamos nosotros para darles de comer y bañarnos con ellos. Las excursiones las encontrarás sin problemas en el centro histórico de Chiang Mai.

La experiencia fue maravillosa, la experiencia más inolvidable de toda mi vida. Y es que yo no estaba convencida de ir, me daba igual! Y eso que mi encuentro con los elefantes fue de miedo, alguien me podría haber avisado antes que no echara a correr con sus platanitos en la mano porque los elefantes echarían a correr tras de mí… ay que susto! Al final todo son experiencias para reír.

Inmensos. Una experiencia poder tocar su piel y acariciarlos
Experiencia es notar la ventosa de su trompa!

Conclusión

Siempre que me preguntan dónde viviría por una temporada fuera de casa pienso en Chiang Mai. No sé qué tiene, quizás ese contraste, tener todo en la ciudad, tanta naturaleza tan cerca, la tranquilidad con la que vive la gente, los budistas por la calle, su arquitectura, todo, hizo que me enamorara del lugar. ¿Algún día quizás? Quién sabe.

Lo que está claro es que aquél momento fue el más feliz de mi vida:

Estaré encantada de leer vuestros comentarios :-)

Puedes compartirlo por aquí si te ha gustado:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.