Fin de semana en Collioure, Francia

Si te encuentras bordeando la costa francesa, o si por el contrario vives por Cataluña o Barcelona, como es nuestro caso, hacer una escapada a Collioure es una muy buena opción.

Este pueblecito costero de Francia que se encuentra a tan sólo 2,5 hr de distancia de Barcelona, así que quieres desconectar en un lugar con encanto, este es tu sitio.

¿Dónde alojarse?

El pueblo tiene pocos hoteles así que es aconsejable mirarlo con tiempo, si es temporada alta como fue nuestro caso, para poder escoger la zona céntrica.

Nos alojamos en el Hotel La Frégate, donde tuvimos un desayuno exquisito, aunque no abundante pero delicioso. Lo mejor es que se sitúa en la zona histórica, y para un par de días eso hace que te integres! :-)

¿Qué ver?

Como decía, tiene mucho encanto, pasear por sus calles son una delicia para la vista, por su color, por su variedad gastronómica y por sus tiendas y galerías de arte por todas partes. Y es que Collioure fue la cuna del fauvismo (caracterizado por un empleo provocativo del color) y eso se ve reflejado por todo el pueblo.

 Es un lugar muy tranquilo y turístico, así que lo mejor que puedes hacer es caminar y caminar, acumular pasos en tu pulsera de actividad ;-) a la vez que te van apareciendo a tu retina panoramas idílicos.

Hay una pequeña playa muy agradable para tomar el sol y darte un baño, si el tiempo acompaña, desde donde puedes ver la Iglesia de Notre Dame des Anges.

 El pueblo tiene un puerto que no pasará desapercibido, hasta las pequeñas embarcaciones recrean el estilo colorido y la esencia de todo el pueblo.

Otra de las curiosidades a destacar de Collioure es que podemos encontrar la tumba del poeta Antonio Machado, lugar donde pasó sus últimos años. Como curiosidad añado que su madre está enterrada al lado, fue enterrada tres días después de la muerte de su hijo.

Como decía, tras miles de pasos acumulados en nuestras pulseras de actividades, lo mejor es disfrutar de la gastronomía del lugar, donde sobre todo nos encontraremos variedad en pescados y mariscos. Restaurantes con mucho encanto, no siempre muy económicos pero podemos encontrar si buscamos bares con buena calidad-precio.

No lo dudéis, para un fin de semana de relax os recomiendo escaparos a este pueblecito costero de Francia, que te dará la sensación de estar a muchos kilómetros de casa, en especial porque aunque se habla mucho catalán, lo que predomina es el francés por supuesto. ¿O acaso no te da sensación de vacaciones cuando el idioma es diferente?

Puedes compartirlo por aquí si te ha gustado:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.